ANTIGUA GUATEMALA DIARIO DE UNOS VIAJEROS.

Pasaje de unos viajeros en ANTIGUA ( GUATEMALA)

Nos levantamos pronto para hacer unas compras y nos encontramos con una francesa en la parada del autobus. La francesa nos dice que la semana anterior han asaltado tres camionetas de turistas en la carretera de Antigua a Panajachel, justo es “la carretera” que nos toca hacer .  El miedo se apodera de nosotros.

Queremos evitar que se ponga el sol para hacer el recorrido. Nos fuimos a nuestra casa rural y nos pusimos nuestros  pantalones  desmontables  y nada más comer nos largamos hacia Antigua. Vamos volando otra vez por la carretera polvorienta y llena de  tramos sin asfaltar. Íbamos muy bien de tiempo cuando de repente nos encontramos parados debido a las obras interminables. Con los pestillos de las puertas bien cerrados y sin bajar las ventanillas, nos preparamos para esperar un momento.  El retraso era de mas de dos horas.

 

Mientras esperábamos veíamos como llegaban “los chicken”  buses arramplando con todo  y como motos por el carril contrario. Pensábamos que les dejaban pasar sólo a ellos por aquello de los horarios, pero ¡qué va!, se van aglutinando en doble y hasta tercera fila en el otro carril. Nuestra desesperación no tiene nombre, vemos como el sol avanza  y empieza a ocultarse tras las montañas. Por fin la caravana se empieza a mover y conseguimos pasar la carretera en obras. Nos pegamos a los coches de delante para ir siempre en grupo. Ya es noche cerrada y aún nos quedan cincuenta  minutos de trayecto cuando se enciende la luz de reserva de combustible. No queremos parar ni para echar gasolina. Como es de noche  las gasolineras están cerradas a cal y canto. Cogemos el desvío a Antigua, ya sólo nos quedan 10 kilómetros. No hay un alma por la carretera pero tenemos que parar a potabilizar agua y para eso es fundamental llevar siempre unas pastillas potabizadoras en la mochila de aventura. A lo lejos, en el valle, vemos las luces de Antigua, pero parece que no llegamos nunca.

Al entrar en la cuidad prácticamente ya no teníamos combustible. Debimos llegar de milagro con la reserva casi agotada. Pero estábamos allí, sanos y salvos en Antigua. La verdad es que pasamos bastante mal rato en el viaje. No ocurrió nada de particular, pero quizá teníamos un poco de miedo. Cenamos en el Pollo Campero un restaurante con bastantes delegaciones. Luego nos fuimos a dormir con un saco sábana de tucumanaventura.

Nos  gusta tanto Antigua que volvemos a pasear . Un sitio estupendo parta comer es La Cuevita de los Urquizu. Me encanta. A mediodía nos marchamos para casa del “Rolas” en Ciudad de Guatemala.  Estaba preocupado por si nos había pasado algo. Creo que el coche volviera sano y salvo le importaba bastante je je. En la televisión vio los asaltos y estaba algo nervioso. Él conoce bien la zona y no quiso decirnos nada para no estropearnos la ilusión del viaje. Cenamos todos juntos y celebramos nuestra vuelta y los días que nos esperaban en este bonito y complicado país.

 

Tags: , , ,

Deja un comentario