Posts Tagged With 'mochilas'

Mochilas para perros

Mochilas para perros

mochila-para-perros-palisades-packMochilas para perros

En esta ocasión queremos hablar del mejor amigo del hombre: el perro.

¡Qué mejor momento para compartir con tu perro que un buen paseo por la naturaleza!. Sabemos que no necesitamos convencerte de las bondades de estos momentos, además de hacer ejercicio, despejas la mente, equilibras el cuerpo, te liberas de toxinas, recargas las pilas… y para tu perro las ventajas son las mismas.

 

 

 

Y de la misma manera que llevas en tu mochila agua, comida y todo aquello que necesites para una buena caminata, tu perro puede llevar su propia mochila, que además de ayudarte compartiendo el esfuerzo de llevar agua y otros accesorios.

Estas mochilas para perros ruffwear se utilizan como herramienta para entrenamiento, dado que el animal está concentrado en llevar la mochila, ayudan a eliminar la ansiedad ya evitar los tirones de correa cuando son nerviosos.

Si es la primera vez que va a utilizar la mochila debes tener en cuenta que las mochilas para un perro debe descansar sobre los hombros y el peso debe estar repartido de manera equilibrada para que al final del paseo no esté cansado. La adpatación del perro con la mochila debe ser gradual para que pueda ir acostumbrándose a llevarla, según pasen los días podrá llevarla más tiempo. No la cargues con peso desde el principio, ve añadiendo poco a poco para que se pueda adaptar.

Ajústala para que no se mueva, pero que tenga cierta holgura para que no tenga rozaduras ni lesiones en la zona abdominal. Y no la cargues con más del 20% del peso del animal, se trata de que el paseo sea agradable y que pueda disfrutar llevando sus cosas.

Y, como te decimos siempre, ahora sólo tienes que disfrutar de tu aventura.

 

 

Leer má

Camino de Santiago, pequeños consejos (III)

Camino de Santiago, pequeños consejos (III)

Consejos para hacer el camino

 

Ya va a hacer un año que hicimos el Camino De Santiago, la ruta francesa, que es la más transitada, y que más servicios ofrece de todas las rutas. El año pasado si recordáis fue un año de mucho calor y poca lluvia, bueno, lo recordamos de mucho calor porque durante el Camino sufrimos dos «olas de calor» una de ellas por tierras Navarras y otra por tierras castellanas. En la primera inexplicablemente donde más nos afectó fue en los pies, quizá por que llevábamos pocos kilómetros recorridos y nuestro cuerpo se estaba adaptando al esfuerzo que supone hacer el Camino. Por suerte llevábamos unas buenas botas y suficientes calcetines para ir cambiándolos  evitando así la formación de ampollas, y protector solar y labial, no sólo hay que proteger la piel, también los labios y un saco sábana.

Y aunque no llovió, si que hubo un par de días que amagó con lluvia en la zona de Zubiri y nos alegramos de llevar nuestros ponchos. Cuando estás en medio de una etapa tener el material suficiente se convierte en una necesidad, porque es posible que en varios kilómetros no puedas comprar nada del equipo necesario.poncho joroba para el Camino de Santiago

Como podéis imaginar la meseta es uno de los grandes retos que se presentan en el Camino. No son comparables a las etapas de «Saint Jean Pied de Port«, el «Alto del Perdón«, «La Cruz de Ferro«, «O´Cebreiro» etc.. son etapas muy distintas, pero la meseta con ola de calor se puede hacer durilla de atravesar. Así que una de las decisiones que tomamos fue llevar un saco para la mayoría de las noches, y un saco sábana para esas noches que pasamos en la meseta. Puede parecer algo banal tener que decidir algo así,  pero hay que tener en cuenta que la mochila se convierte en una segunda piel, y que cuanto más pese mayor será el esfuerzo que hay que hacer para mover nuestro cuerpo con la mochila. Así que aunque el saco sábana apenas pese 319 gramos, hay que pensar en su utilidad real, los «paraporsi» no tienen cabida en nuestra mochila. Saco Sábana para el Camino de Santiago

Fue una buena decisión, porque los aproximadamente 10-11 días que tardamos en llegar a Foncebadón, le sacamos mucho partido al saco sábana. El resto del tiempo usamos el otro saco, igualmente útil para las noches más fresquitas.

Leer má